EN LA PRÁCTICA, SOLO HACE BIEN.

Shinrin-Yoku, también conocido como Terapia de Bosque, es un término que significa "Baño de Bosque".

El concepto fue desarrollado en Japón durante la década de 1980, como una extensión de las tradiciones centenarias de incorporar los principios de la naturaleza en su vida diaria y con el objetivo de "tratar" los altos niveles de estrés. La Terapia de Bosque acabó convirtiéndose en la piedra angular de los cuidados preventivos de salud y terapéuticos en Japón.

Los enfoques de la Terapia de Bosque, como el Shinrin-Yoku, tienen raíces en muchas culturas a lo largo de la historia. Este ejercicio de aproximación a la naturaleza no es exclusivo a la cultura japonesa, cada cultura en el mundo ha desarrollado sus propias tradiciones y creencias sobre conexiones con la naturaleza, y sus poderes relajantes y curativos..

El sistema de patrones y procesos japoneses y tradiciones antiguas inspiraron el nuestro, que se distingue por las diferencias culturales y los ambientes naturales por los que estamos rodeados. La principal diferencia es que no vamos a realizar ejercicios, nos vamos a mover muy lentamente.

La idea es simple: si una persona visita un área natural y camina de una forma relajada se pueden alcanzar una serie de beneficios: relajación, rejuvenecimiento y restauración. La práctica sigue el principio general de que es beneficioso para nuestro bienestar pasar tiempo en la atmósfera del bosque.

Hay un número infinito de actividades terapéuticas que pueden ser incorporadas en un paseo en un bosque o cualquier otra área natural. La actividad es terapéutica cuando abrimos espacio a la escucha, con la presencia de la calma y de la aceptación, invirtiendo a través de todos nuestros sentidos. Desde el punto de vista terapéutico existen algunos requisitos básicos para la Terapia de Bosque:

-  Existencia de una intención específica de conexión con la naturaleza con intención terapéutica. Esto requiere conciencia de moverse a través del paisaje de manera a cultivar presencia, abriendo todos los sentidos, y comunicarse activamente con la tierra.

-  No es algo que se hace con prisa. Los paseos no se realizan con el objetivo principal de realizar ejercicio físico. De ahí usar el término paseos.

- Las interacciones terapéuticas exigen nuestra atención. Alentamos el mindfulness al sugerir una serie de invitaciones. Cada invitación es trabajada para ayudar a los participantes a ralentizarse y abrir los sentidos, para percibir más profundamente los matices del flujo constante de comunicaciones en cualquier ambiente natural.

-  No es un evento único. Desarrollar una relación significativa con la naturaleza ocurre a lo largo del tiempo, y se profundiza cuando se vuelve de nuevo a este mismo espacio a lo largo de los ciclos naturales de las estaciones.

- No se trata sólo de hacer paseos en el bosque. Los paseos son importantes, pero hay otras rutinas fundamentales que podemos hacer que van a ayudar en nuestra profundización de las relaciones con la naturaleza y el intercambio de beneficios para la salud entre los humanos y el ambiente natural.

Estos cinco elementos juntos son la estrutura angular de la Terapia de Bosque.

Adaptado de "The Little Handbook of Shinrin-yoku" by M. Amos Clifford

Reconocido por el ICNF

Reconocido como Turismo de Naturaleza por el ICNF.

RNAAT Nº 876/2016, Turismo de Portugal.

logo Turismo de Natureza ICNB

Contactos

Shinrin-Yoku  Terapia de Bosque

Barcelona/Sintra/Almada

Teléfono ES: (+34) 663 084 325

Teléfono PT: (+351) 966 050 168 ou

(+351) 965 223 115

Email: info@shinrin-yoku.pt